Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

17 enero, 2012

Cambio de Chaqueta Respecto al Homeschooling


        Los días 25 y 26 de noviembre del año pasado estuve en el II Congreso Nacional de Homescholing, que se celebraba en Pamplona, en el campus de la Universidad de Navarra. 
Para quien no esté muy familiarizado con este concepto haré una breve introducción. El homescholing o educación en el hogar es un movimiento pedagógico que podemos situar dentro de las corrientes de la escuela antiautoridad. Este tipo de educación es descrito como un método novedoso de educación, paradójicamente, ya que ha sido el más extendido a lo largo de la historia. Sin embargo, conforme a principios del siglo XX la escuela institucionalizada ha ganado peso el homeschooling a pasado a ser una realidad controvertida. 


           La sociedad actual recela de las familias que deciden educar a los hijos en casa. Hemos llegado al punto en que se asocia homescholing a absentismo escolar y a “deseducación”. Ha tenido auge y una tradición creciente en el mundo anglosajón a partir de la década de 1980. Aunque en muchos países está regulado, todavía quedan algunos lugares en los que esta práctica se encuentra en un limbo legal. En España por ejemplo el homescholing es alegal; no está regulado. Las familias quedan sujetas a las decisiones que cada inspector tome al respecto en cada caso. Esta realidad crea inseguridad y miedo a iniciarse en el mundo del homescholing.

· En rojo los países donde se ha regulado el homescholing:








Fuentes de las imágenes: http://amigoshomeschoolers.blogspot.com y http://www.pequesymas.com/

      Me inscribí en el congreso porque tenía curiosidad por esta corriente pedagógica. Habíamos estudiado el movimiento homescholing en las clases de la facultad pero la información que tenía sobre ello era escasa y lejana. ¡Había que asistir y comprobar de qué iba la cosa! He de reconocer que no veía con muy buenos ojos esto de la educación en casa, creía poseer argumentos en contra de mucho peso:
  • “El homescholing es cosa de gente enfadada con las instituciones educativas”.
  • “Los homescholers son fundamentalistas religiosos o partidarios de sectas en su mayoría”.
  • “Los padres que promueven la educación en casa no pueden igualar a los maestros de escuela y los hijos saldrán perjudicados”.
  • “Los chicos de la escuela estándar tendrán un mayor rendimiento que los que han aprendido fuera de las clases”.
  • “Las personas que han sido educadas en el hogar tendrán problemas para socializarse”. 
El congreso me sorprendió por la intensidad con la que los ponentes y, sobre todo, los asistentes vivían el homescholing. Pudimos escuchar a personas como Laura Mascaró (abogada y madre que educa en casa), Thomas Espiegler (investigador de la Universidad de Friedensau) o Teófilo González Vila (ex director de inspección en el ministerio de cultura). Estos incidieron en aspectos jurídicos, sociales o de metodología del homescholing. En cuanto a los asistentes, eran en su mayoría padres y madres que aplicaban y defendían la educación en el hogar. La determinación de sus opiniones hacía que las personas reacias como yo nos inquietáramos.
La realidad es distinta a la que imaginaba. Hay multitud de países en los que se puede aplicar el homescholing, por lo que es sencillo estudiar el efecto en la educación de las personas que está sujeto a este método. Se observa que el rendimiento y las calificaciones de los alumnos educados en casa es de media superior al de los alumnos de la escuela convencional. Esto seguramente se debe a que los alumnos que son educados en casa tienen un trato más personalizado que en la escuela, y que pueden permitirse decidir cuanto tiempo dedicar a cada materia. Uno de los retos que la escuela actual se ha propuesto, la individualización de la enseñanza, queda resuelto con el homescholing. 
Al mismo tiempo, los alumnos educados en casa son más libres en el sentido en que pueden estudiar y profundizar en lo que les interesa. Así, pueden concentrar la atención en asuntos que los diseños curriculares no recogen. Esto potencia la autonomía y responsabilidad del niño. La parte negativa de esta realidad es que puede llevar a ignorar contenidos que no son del agrado del estudiante, ya que no hay autoridad que delimite el programa a seguir. 
Pero no son todo ventajas esto del homescholing. Pesa la necesidad de socialización de los niños educados en casa. Esto es muy sencillo en la escuela ordinaria porque un volumen grande de alumnos está en contacto varias horas al día, y es inevitable que no interaccionen entre ellos. Sin embargo, al educar en el hogar los niños solo tienen contacto con sus padres y como mucho con sus hermanos, por lo que pasan muchas horas al día sin contactar con nadie externo a su núcleo familiar. Esto se intenta solucionar agrupando varios niños homescholers para que estudien juntos o se ayuden con los deberes. También se realizan encuentros entre familias que educan en casa. En mi opinión el problema de estas prácticas es que se corre el riesgo de crear pequeños “guetos” entre personas de similares mentalidades. Creo que hay que seguir buscando soluciones para una completa socialización de estos niños. 
Otra enorme dificultad a la que se enfrenta el homescholing es que los padres deben sacrificar parte de sus horas de trabajo para lograr enseñar a sus hijos, en ocasiones uno de los progenitores renuncia a su empleo. Esto merma en alguna medida los ingresos de la familia, por lo que hay muchas que no pueden permitírselo. Nuestra sociedad no está diseñada para que los niños sean educados por los padres y, en consecuencia, todo el proceso se da cuesta arriba.
En conclusión, he tratado de dar algunas pinceladas a este asunto del homescholing, que da para varios blogs. Más adelante introduciré aspectos más concretos del mismo. Quedan muchos retos por superar para que la educación en casa sea un modelo posible de generalizarse, hoy por hoy no lo es. La realidad socioeconómica de las familias, la dificultad de convalidar títulos o la formación insuficiente de muchos padres son obstáculos difíciles de superar. Esto no impide que haya familias que cumplan los requisitos para llevar a cabo el proceso de manera eficaz. Es más, el homescholing es un proceso muy costoso para los padres en todos los sentidos, y los que están dispuestos a invertir todo su tiempo en sus hijos demuestran una especial preocupación por ellos y por la educación. Sería bueno ayudarles. Es incomprensible que no se les de a estas familias una cobertura legal que posibilite educar ellos mismos a sus hijos. En este sentido, puedo decir que me he cambiado de chaqueta.
Iñaki Celaya  

Os adjunto la "prueba del delito":



11 comentarios:

  1. Un artículo bastante completo e interesante. Es grato leer que hay personas capaces de cambiar de opinión cuando ven las evidencias.

    Solo comentar una cosa respecto a la socialización. Es normal que la gente se preocupe por este tema pero suele ser basado en un desconocimiento y veo que en tu argumentación sigues con cierto desconocimiento. Si los niños homeschoolers pueden formar "guetos" entre personas con mentalidades similares, podríamos decir exactamente lo mismo de los niños que van al colegio que formarían "guetos" entre niños que van al colegio todos.

    Como no hablamos de "guetos" entre niños que van al colegio, tampoco podemos hablar de "guetos" entre los que no van.

    Además los niños que no van al colegio es practicamente imposible no relacionarse con niños que van al colegio. Porque por distancias, no es que haya muchos niños que no van al colegio en la zona donde uno vive. Hay que hacer desplazamientos para formar estos posibles "guetos" por lo que son difíciles de sostener y lo más lógico y lo que pasa en la gran mayoría de familias es que los niños van a música con otros niños que acuden al colegio, van a plástica con otros que van al colegio, van a teatro con otros que van al colegio, van a los Boy Scouts/Esplais o otras actividades en fin de semana con niños que van al colegio y juegan con sus vecinos en el parque que todos van al colegio.

    Es mucho más normal que un niño que va al colegio nunca tenga ningún contacto con otro que no vaya, que no al revés.

    Solo puntualizar este tema ;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante argumentación, la tendré en cuenta y reflexionaré sobre ella. Muchas gracias por leer y comentar.
      Iñaki

      Eliminar
  2. Hola!! Me gusta tu artículo, sintetizado y completo me parece tu artículo, creo que somos algunos más los que hemos cambiado de chaqueta incluso algunos padres que educamos fuera de la opción generalizada alguna vez pudimos pensar diferente.

    Con respecto al tema de la socialización decirte que los niños que no van al colegio tienen diversidad, se relacionan con niños y adultos de diferentes edades cosa que hace también más diversa la experiencia, no sólo con niños de su misma edad durante tantas horas al día.

    Si conociéses sólo algunos niños te darías cuenta de que ellos llevan la diversidad de amistades y el proceso de socialización de forma muy sana y con muchisíma naturalidad.

    Gracias por escribir sobre el tema, te seguiremos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sois varios ya los que me insistís sobre el tema de la socialización de estos jóvenes. Por mi parte, tendré que investigar este asunto más a fondo. Gracias por tu opinión sincera!
      Iñaki

      Eliminar
  3. Kaixo Iñaki, aquí otra mamá que escolariza en familia :)

    Muchas gracias por tu artículo y por tener la valentía de abrir los ojos y cambiar de opinión, no todo el mundo da su brazo a torcer.


    Dos puntualizaciones pequeñas:

    1. El homeschooling es una opción educativa minoritaria, lo es aquí y en los países en dónde está regulado (aunque el crecimiento es exponencial, representando ya a un 3% del alumnado en USA). Particularmente no deseo una "generalización" del homeschooling, si no que se respecte el derecho fundamental de las familias a elegir la educación que reciban sus hijos. La implantación generalizada del homeschooling podría desfavorecer a muchas familias y sobretodo a muchos niños.
    2. Respecto a los "guetos de niños homeschoolers", ya te ha puntualizado marvan que eso es muy complicado, pero a mi me gustaría también dejar aquí esta otra reflexión: Ese mismo argumento es el que se utilizaba contra los colegios privados ("los niños no contactan con otros niños de distinta clase económica o social") y se podría utilizar también contra los colegios religiosos ("los niños sólo contactan con otros niños católicos, ignorando la realidad de la multiculturalidad religiosa".

    Es responsabilidad de los padres proporcionarles a los niños un entorno en el que socializar con otros niñs y este viene dado por el contacto en las actividades extraescolares, las salidas diarias al parque, los encuentros con otras familias -sean estas homeschoolers o no- la familia extensa (hermanos, primos,...), la catequesis, etc.

    En fin, sólo era una pequeña puntualización, muchas gracias por el post.

    Con tu permiso me gustaría reseñar tu blog en Homeschoolingspain.com

    Un saludo cariñoso
    m*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes todo el permiso del mundo, gracias por el interés. Me parece acertada tu reflexión, lo cierto es que cuanto más se normalice y se acepte este fenómeno socialmente menos se dudará de su capacidad de socializar. Seguiré informándome y comentando sobre este tema, que creo que el un futuro próximo va a estar muy presente en nuestra sociedad.
      Iñaki

      Eliminar
  4. Menuda sorpresa, Iñaki. Poco imaginaba yo este cambio cuando comí contigo en Pamplona ;-)
    Me ha gustado tu exposición, estaré al tanto por si hay segundas partes.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya vaya, que rápido se mueven estas tecnologías. La verdad es que lo he reconsiderado. Creo que debemos permitir que quien este en condiciones para educar en casa pueda hacerlo. Con lo que discrepo es con la tesis de algunas personas de que la escuela pública es negativa porque adoctrina, pero bueno, eso es para una segunda parte, como tu dices. Gracias por leerme.
      Un abrazo,
      Iñaki

      Eliminar
  5. Entonces tendremos que debatir el asunto de cómo se decidiría quién está y quién no está en condiciones de educar en casa ;-)

    ResponderEliminar
  6. Sorry for the English. I think you're saying that homeschooled children only see their parents and siblings. This was never true of my three children, who are grown now and never went to school. While their friends were in classrooms with 25-30 children exactly their age chosen by people having drawn lines on a map of the city, my children were socializing with people younger, older, and grown. They were in the real world every day, meeting people who were working at real jobs. School children visit the real world once a year, perhaps. My children never left it.

    I hope you will have the opportunity to get to know grown homeschoolers and you will change your mind about this "socialization," too. Much of what children learn in school involves cruelty and self-loathing.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks for reading the text and comment, I'm reading a lot of comments like yours. socialization is one of the drawbacks that I see the homescholing. However, as I get to know children educated at home I'll check to see if I was wrong. I may be making a mistake due to ignorance. Sorry for my bad English. A greeting from Spain.
      Iñaki

      Eliminar