Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

04 febrero, 2012

Educación, la Eterna Reforma


     Hace poco leía en el diario El País un artículo que decía textualmente “en España creemos en el efecto taumatúrgico de las leyes”. A mi modo de ver la afirmación se corresponde bastante con la realidad. Siempre que en España surge alguna dificultad o catástrofe aparece el político de turno anunciando una reforma legislativa. En la educación ocurre lo mismo. Desde que el país entró en democracia se ha reformado la educación cinco veces; cinco, ya que la LOCE de 2002 no llegó a concretarse. 
     Tomando la ley franquista Villar Palasi como antecedente, el ansia de reformas comenzó en 1980; LOCE, LODE (1985), LOGSE (1990), LOPEG (1995), LOCE 2 (2002 fallida) y LOE (2006). Podemos tomar este amasijo de siglas, ordenarlas, encuadernarlas y arrojarlas al cubo de la basura, pues los datos de informes como PISA son devastadores. Después de 30 años de reformas hemos conseguido demasiado poco. Toneladas de dinero, cambios de paradigmas psicológicos, ordenadores... y parece que no basta. 
     Como no podía ser de otra forma el actual ministro de educación va a hacer una revisión al sistema. Más nos vale que Jose Ignacio Wert acierte de una vez por todas. A continuación haré un resumen de las novedades que el triministro propone.

Jose Ignacio Wert, ministro de Educación Cultura y Deporte



La reforma Wert



Un año más de bachillerato y FP, y potenciar el aprendizaje del inglés.


  La más importante de las reformas que ha propuesto el nuevo ministro ha sido la modificación de los cursos en la enseñanza secundaria. La ESO perderá el 4º curso, que pasará a formar parte del bachillerato o de la formación profesional de grado medio. Con esta medida se mantiene la escolarización obligatoria hasta los 16 años, pero los alumnos se verán obligados a cursar por lo menos el primer año de bachillerato o de FP, aunque pretendan abandonar los estudios a los cumplidos los 16. 


    Wert también mencionó que pretende mejorar la imagen social de la FP, e insistió en que la reforma no tendrá carga ideológica, solo optimizará el sistema. La medida ha tenido un impacto desigual, y ha sido aplaudida y criticada a partes iguales. Algunos profesionales afirman que traerá desigualdad de oportunidades y segregación; mientras otros critican los costes económicos y administrativos que supondrá la implantación de la reforma. 


   Por otra parte el ministro prometió más esfuerzos en el conocimiento del inglés en los alumnos. Insinuó la extensión del estudio en inglés, y no del inglés. Esto recuerda a los modelos CLIL, de lengua extranjera; es decir, estudiar una asignatura como conocimiento del medio, pero en inglés. De esta forma el alumno aprende los contenidos de la materia y de paso el inglés práctico. Habrá que ver si las nuevas políticas se encaminan hacia estos interesantes modelos.  

Así quedaría la reforma de la educación secundaria
  
Educación para la ciudadanía si, pero políticamente correcta.
    La medida más polémica que anunció el ministerio fue la reinvención de la asignatura Educación para la ciudadanía. Esta asignatura fue introducida cinco años atrás por el gobierno socialista de Zapatero y causo gran revuelo en los sectores conservadores. Se habló entonces de adoctrinamiento y de inculcar valores y modelos sociales propios de ciertas ideologías. 
   En realidad, la asignatura causó tal polémica debido a un puñado de puntos de su programa: la mención de varios modelos familiares, el fomento de la  normalización social de las personas homosexuales y la información sobre planificación familiar y anticonceptivos. El fenómeno supuso también algunas objeciones de conciencia  de padres que se negaban a que sus hijos asistieran a esta asignatura. Se produjeron  recursos ante la justicia. En 2009 el tribunal supremo decidió que no se podía objetar ante esta materia por 22 votos a favor y 7 en contra.  
   Cinco años después Jose Ignacio Wert pretende recortar los puntos “polémicos y adoctrinantes” del programa de Educación para la ciudadanía, que pasará a llamarse Educación cívica y constitucional. Estaré atento a las novedades que se sucedan.


Iñaki Celaya

No hay comentarios:

Publicar un comentario