Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

05 abril, 2012

El Plagio

     Hoy quiero escribir sobre una práctica bastante frecuente en los trabajos académicos: el plagio. La RAE define plagiar como "copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias". Por tanto, entendemos por plagio la copia descarada de obras ya escritas, sin mencionar su autoría. De esta manera nos adueñamos de ellas y del mérito que supone su realización. Podemos afirmar que al plagiar violamos los derechos intelectuales que defienden la obra original.


    Hoy en día, debido a los ordenadores y a Internet, plagiar es muy fácil. Basta con acceder con el navegador web al documento que nos interese, seleccionar el contenido, pulsar el botón derecho del ratón y pinchar en "copiar". Después lo pegamos en nuestro trabajo y ¡ya esta!... acabamos de ahorrarnos horas de duro trabajo. Claro que, al mismo tiempo, hemos cometido un robo inmaterial. Precisamente por el hecho de ser inmaterial, la sustracción de material intelectual no es considerada socialmente robo. Esto pasa con la grabación de películas y CDs de música, y también con las tan de moda descargas ilegales. Nunca fue tan fácil robar, tan poco esforzado. Pero, en efecto, al plagiar hemos robado las horas de estudio, reflexión y síntesis que otra persona ha dedicado para sacar adelante el original. El plagio no es un asunto menor. Descontando el daño que se hace al autor original, también se desprestigia el propio plagiador. 


     En el ámbito educativo, el plagio se realiza tanto en la educación secundaria como en la universidad. Distingo entre dos tipos generales de plagio: el plagio literal y el parafraseado. El primero es el más inocente, el alumno copia "tal cual" la información que le interesa, sin apenas retocar. Estos "copia y pega" son fácilmente detectables por los profesores. La información que ha sido agregada literalmente choca a menudo con el estilo propio del plagiador, y al llegar a la parte plagiada se puede percibir con claridad el contraste de escritura; riqueza léxica, sintaxis y profundidad argumentativa serán seguramente muy diferentes.

     El segundo tipo común de plagio es el que denomino plagio parafraseado. El alumno analiza el documento que le interesa, extrae las ideas y argumentos, y las escribe en su propio trabajo adecuándolas a su estilo de escritura. Aunque la forma es distinta, el fondo (el contenido) es idéntico, y de ahí que sea considerado igualmente plagio. En este caso es una copia camuflada y no es tan fácil de descubrir. Sin embargo, existen herramientas informáticas que rastrean escritos y los comparan con archivos de la red en busca de grupos de palabras y estructuras similares. Son herramientas al alcance de profesores que pueden dar más de un disgusto a los "copiones". 

     Al margen de los posibles castigos y humillación que el plagio pueda provocar es un asunto de ética personal. De honradez. Adjuntar información que no hemos elaborado nosotros mismos es perfectamente legítimo, siempre que citemos el autor y obra en la que aparece. Podéis consultar el artículo sobre el citado de la bibliografía que escribí en este mismo blog.

     Por último, adjunto un interesante documento sobre el plagio. Lo he extraído de la página web de la Universidad de Navarra (UNAV), espero que os sea útil.


Política educativa y plagio

¿Qué se entiende por plagio? 

     Plagio es el acto de copiar o parafrasear el trabajo o las ideas de otras personas en un trabajo sin un reconocimiento explícito de su autoría. Se incluye en este concepto cualquier material, hecho público o inédito, manuscrito, impreso o en versión electrónica.

      La connivencia es otra forma de plagio: se da cuando otros estudiantes u otras personas colaboran en un trabajo que debe ser hecho de manera individual. 

     Los casos de posible plagio en un trabajo evaluado serán dilucidados a la luz de la reglamentación disciplinaria que juzga el comportamiento en los exámenes. El plagio, intencional o por precipitación/inadvertido puede incurrir en sanciones graves, que comprenden el cese de los estudios o la expulsión de la universidad.

¿Por qué el plagio es importante? 

    Sería un error describir el plagio sólo como una falta menor, o como un asunto de formalidad académica. Por el contrario, el plagio es una falta grave de la honradez académica. Es un principio de honestidad intelectual que todos los miembros de la comunidad científica reconozcan su deuda con los autores de las ideas, trabajos y datos que forman la base del trabajo que presentan. Hacer pasar por propio el trabajo de otros es no sólo muestra de falta compañerismo, sino también significa que un fracaso en el proceso de aprendizaje. El plagio deliberado es un comportamiento poco ético y puede comportar graves consecuencias para tu futura carrera profesional; a la vez que quiebra las bases de la institución y de los estudios en los que tiene lugar.

¿Qué formas de plagio se pueden dar?
  • Cita textual del trabajo intelectual de otras personas sin el debido reconocimiento. Las citas deben siempre identificarse por el uso de las marcas establecidas -las comillas o el uso de un distinto tipo de letra- y una adecuada referencia bibliográfica. Debe quedar claro al lector qué partes son de tu trabajo son propias y cuáles se basan en las ideas o en las expresiones de otros.
  • Parafrasear el trabajo de otros cambiando algunas palabras y cambiando el orden, o seguir muy de cerca la estructura de su argumentación, es plagio porque uno saca sus expresiones o ideas del trabajo de otros sin reconocerlo. Incluso si uno incluye una referencia al autor, puede dar la falsa impresión de que las expresiones parafraseadas son en realidad del estudiante. Es mejor escribir un resumen breve del argumento completo del autor con palabras propias que parafrasear párrafos determinados de su documento. Esto te asegurará un auténtico dominio del argumento y te evitará la dificultad de parafrasear sin plagiar. También debes indicar la referencia concreta de todo aquello que procede de tus lecturas.
  • Copiar y pegar de Internet. La información que procede de Internet debe citarse con su correspondiente referencia y se debe incluir en la bibliografía utilizada. Es importante examinar con cuidado todo el material encontrado en Internet, porque no siempre se encuentra en las páginas web la fiabilidad que se exige a los libros.
  • Connivencia o disimulo. Es una colaboración no permitida entre estudiantes; se da cuando se encubre la ayuda recibida de otro o no se siguen las indicaciones que se dan para los trabajos en grupo. Es responsabilidad de cada uno saber cuáles son los límites de colaboración permitidos y qué partes del trabajo le corresponden.
  • Citas imprecisas. Es importante citar correctamente, según las convenciones de cada área. Además no se debe incluir ninguna referencia en las notas o en la bibliografía que no se haya consultado. Si no se ha podido consultar la fuente, debe quedar claro en la cita que tu conocimiento del libro procede de un texto secundario (por ejemplo: Bradshaw, D., Title of book, examinado en Wilson, E., Title of book(London, 2004), p. 189).
  • Omisión del reconocimiento. Debes poner de manifiesto claramente todas las fuentes empleadas en la elaboración de tu trabajo, tales como los consejos de compañeros u otros apoyos externos. Esta necesidad no es aplicable a la asistencia del tutor o supervisor, ni tampoco la habitual corrección de pruebas; pero es necesario reconocer otras orientaciones que conducen a cambios sustanciales de nuestro escrito en el contenido o en el punto de vista.
  • Empresas o agencias profesionales. No se debe hacer uso de empresas en la realización de trabajos, ni presentar material que otros hayan escrito por ti (por encargo o en páginas web que venden trabajos). Es vital para tu aprendizaje y desarrollo intelectual que asumas el proceso de investigación sin ayudas (externas).
  • Autoplagio. No debes entregar un trabajo que ya has presentado previamente (parcial o completamente) para cumplir los requisitos en otro curso o prueba.
  • El plagio se refiere no solo a los textos. La obligación de dar la referencia atañe al texto, pero también a otros soportes, como documentos informáticos (páginas web), ilustraciones, gráficos, etc. Afecta igualmente a textos publicados en libros y revistas periódicas, así como a textos no publicados, ya sean materiales de conferencias, tesis o ensayos de otros estudiantes.


© Oxford University, 2006

Educational Policy

No hay comentarios:

Publicar un comentario