Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

27 mayo, 2012

Conozcamos al Ministro Jose Ignacio Wert

     El nombre de Jose Ignacio Wert ha aparecido en muchos de los artículos de "actualidad educativa" que he publicado en el blog. Él es ministro de Educación, Cultura y Deporte desde el 22 de diciembre de 2011, tras la victoria del Partido Popular en las elecciones generales. Fue un ministro elegido a última hora, y sorprendió mucho a la opinión pública porque no estaba entre los candidatos estimados para el cargo. Wert tiene un perfil académico y laboral envidiable, es sociólogo, experto en imagen política y políglota. Sin embargo, esto no ha evitado que en unos pocos meses el ministro se haya convertido en el miembro peor valorado del ejecutivo español. Es una mala noticia, ya que Wert ocupa un cargo vital para España al frente de Educación. 



Caricatura de Wert, por Agustin Sciammarella


     Entre los factores que explican el rápido descrédito de Jose Ignacio Wert se encuentran dos principales: los recortes presupuestarios dictados por Mariano Rajoy y el carácter del ministro, excesivamente irónico y poco dialogante. A pesar de ser experto en imagen política su carisma no acaba de despegar. A continuación, haré un repaso por la trayectoria profesional y política del actual ministro de Educación.




Biografía

    José Ignacio Wert cursó estudios primarios y secundarios en el Colegio del Pilar de Madrid. Obtuvo una licenciatura en Derecho porUniversidad Complutense de Madrid (1972), con premio extraordinario y Premio Calvo-Sotelo, y un Máster en Sociología Política por el Instituto de Estudios Políticos. En 1973 ingresó por oposición como titulado superior en Radio Televisión Española, trabajando, primero como técnico y luego como director adjunto en el Gabinete de Investigación de Audiencia.
Entre 1974 y 1978 impartió Teoría de la Comunicación en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense.
      En 1977 ingresó en la Unión de Centro Democrático, pasando a desempeñar puestos de responsabilidad política en diversos organismos públicos. En 1978 fue nombrado jefe del Servicio de Estudios, del cual dependían los gabinetes de Estudios de Contenido y el ya citado de Investigación de Audiencia. En 1979 fue nombrado subdirector general del Gabinete Técnico del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), órgano que dependía de la Presidencia del Gobierno, siendo el responsable de la ejecución de más de cien estudios de opinión. En 1980, el Senado le eligió vocal del Consejo Asesor de Radiotelevisión Española a propuesta de la UCD.
      Entre 1980 y 1983 impartió Sociología Política en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid.
      Durante la crisis de la UCD, en 1982, Wert pasó a militar en el Partido Demócrata Popular, siendo uno de los integrantes de su Comisión Ejecutiva Nacional. En las elecciones municipales de 1983, su partido le designó como miembro de la candidatura deCoalición Popular (la coalición formada por Alianza Popular, el PDP y la Unión Liberal) por Madrid, resultando elegido concejal. Permaneció en el consistorio madrileño hasta las generales de 1986, cuando fue elegido diputado por La Coruña, de nuevo como candidato del PDP en las listas de Coalición Popular.
      En 1987 renunció a su escaño, pasando a ocupar diferentes puestos en el sector privado, en especial en empresas de sondeos de opinión (como Demoscopia, empresa que fundó y de la que fue presidente entre 1987 y 2003) y análisis de audiencias (en Sofres, de la que fue presidente entre 1994 y 2003). Compaginó la presidencia de esta firma con la posición de Consejero Delegado de GDM (comercializadora de publicidad del grupo Prisa), la presidencia de Sofres A.M.v (Grupo TNSWWP),.Desde 1998 ha formado parte de la Asociación Mundial de Profesionales de la Investigación de Mercados (ESOMAR), primero como miembro del consejo, luego como tesorero y posteriormente como vicepresidente
     En 2003 pasó a trabajar para el BBVA, como adjunto al presidente del banco, Francisco González, como Director de Relaciones Corporativas del Grupo BBVA, desde el 2003 preside la European Foundation for Quality Management (EFQM.)Fundación Europea para la Gestión de la Calidad, en representación del BBVA. En 2005, tras abandonar el BBVA, pasó a ser presidente de Inspire Consultores.

Sustituye a...
Ángel Gabilondo en Educación
Ángeles Gonzalez Sinde en Cultura
Jose Luis Rodriguez Zapatero en Deporte

Los temas para la agenda de Wert, según "El Mundo"


   Uno de los asuntos más polémicos que tendrá que resolver el nuevo responsable en materia cultural será la aprobación del Reglamento que desarrolla la conocida como Ley Sinde. Su puesta en marcha incluye la posibilidad de cerrar páginas web que faciliten la descarga de archivos sujetos a derechos de autor.

   La Ley del Deporte Profesional, el conflicto de las radios con la Liga de fútbol y la candidatura de Madrid para organizar los Juegos Olímpicos de 2020 aparecen como los retos más importantes en este área.

     En Educación, los sindicatos mayoritarios de Enseñanza han tendido la mano al diálogo al tiempo que le han instado a"parar los recortes" que se están llevando a cabo en diversas comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular. Y de las asociaciones de padres y madres de alumnos ya le llegan peticiones. Desde la Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa) le piden acabar "de manera inmediata" con la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la aprobación de la gratuidad para el Bachillerato en los colegios concertados.

Dos ministerios en uno


     La decisión de juntar dos ministerios -con Zaptero la cartera de Educación fue por un lado y la de Cultura, por otro- está en la línea de lo que ya hizo Aznar. En aquella etapa estuvieron al frente de Educación y Cultura Esperanza Aguirre, el propio Mariano Rajoy y Pilar del Castillo. Ejercieron de secretarios de Estado de Cultura Miguel Ángel Cortés y Luis Alberto de Cuenca.

    Por su parte, el primer ministro de Cultura de la Democracia fue Pío Cabanillas en 1977, con el Gobierno de UCD (Unión de Centro Democrático). Le siguieron Manuel Clavero, Ricardo de la Cierva, Íñigo Cavero y Soledad Becerril, todos ellos del mismo partido político.

    Con el PSOE ocuparon esta cartera ministerial Javier Solana, Jorge Semprún, Jordi Solé Tura, Carmen Alborch, Carmen Calvo, César Antonio Molina y Ángeles González-Sinde.
Durante la etapa del gobierno socialista el deporte estuvo adscrito al ministerio de Educación en la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero y el principio de la segunda, hasta que en la remodelación de gobierno hecha en abril de 2009 el presidente anunció que pasaba a depender de él directamente.


Wert al frente del ministerio de Educación, Cultura y Deporte


Durante una entrevista reciente en la Cadena Ser
Jurando el cargo como ministro ante el rey Don Juan Carlos I











Quienes han conocido a José Ignacio Wert (Madrid, 1950) el tiempo suficiente como para distinguir a ciencia cierta que detrás de su soberbia habita una mente brillante e ingeniosa, se han estado preguntando todo este tiempo cuánto puede durar como ministro de Educación. Dueño de una lengua viperina, afilada en cientos de tertulias, extremadamente mordaz, impertinente, provocador, también exhibicionista y arrogante, no parece ser el perfil idóneo de un político profesional para un ministerio con “tanto obispo” como el de Educación. De tal forma que, cuando acaeció el episodio del plante de los rectores al ministro, nunca antes sucedido, pocos de sus conocidos se extrañaron. “Los trató como a una chusma”, coinciden en afirmar varios encuestados. “José Ignacio no tiene habilidades sociales”, concluyen.
No se puede decir que Wert no tenga experiencia política, pero sí que fue breve y data de los primeros años de la Transición, cuando llegó a ser concejal en Madrid y diputado por A Coruña en las filas del PDP (Partido Demócrata Popular) y luego de Coalición Popular, una coalición nacida de las ruinas de la UCD con elementos democratacristianos sumados a las huestes de Alianza Popular. Hay quien le recuerda haciendo campaña en gallego, lengua que aprendió en pocas sesiones, cualidad ésta que nadie le discute: la de su facilidad para hablar idiomas (algunas fuentes señalan que con seis idiomas es el ministro más políglota del Gobierno) o para informarse plenamente de una cuestión en muy breve tiempo.

Aprende idiomas en pocas sesiones y se forma a fondo en cada tema
Desde entonces, su actividad ha estado ligada al sector privado donde se ha podido desempeñar con libertad, sin las ataduras de la disciplina de partido: ha estado en RTVE, inauguró el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), convirtió Demoscopia (una pequeña agencia de encuestas nacida al amparo de EL PAÍS) en una gran empresa, estuvo en Sofres sumando audiencias, ha trabajado para elBBVA como jefe de gabinete del presidente Francisco González y, solo muy recientemente, comenzó a probar fortuna como consultor independiente y, sobre todo, como tertuliano. Esta última etapa es la menos transparente de su carrera: nadie sabe muy bien cómo acabó su relación con el presidente del BBVA porque, a raíz de su marcha, estuvo dos años casi desaparecido. Como consultor parece que encandiló a Rajoy.
Se ganó gran prestigio como profesional y un estilo como comunicador, virtudes interesantes para la empresa o el plató, pero no necesariamente útiles para ejercer en un ministerio. Buen conferenciante y excelente articulista, capaz de opinar sobre todo, incluido el fútbol, una pasión que ejerce desde el madridismo. En este terreno, creó para la posteridad el término “anorexia patriótica” para explicar los fracasos de la selección española: la teoría Wert concluía que era debido a que determinados jugadores sufrían un déficit patriótico que les llevaba a no meter el pie. Desgraciadamente, los éxitos en la Eurocopa y el Mundial, con un fútbol donde no hacía falta meter el pie sino tocarla, dejaron en entredicho su teoría. Como conferenciante era muy celebrado. Nunca dejaba indiferente, como el título de una de sus conferencias: “No le contéis a mi madre que hago encuestas políticas. Ella cree aún que soy pianista en un burdel”.


Wert llegó al Ministerio de Educación solo. Sin equipo. ¿Un acto de prepotencia? No lo parece: Wert fue un nombramiento de última hora. Su nombre siempre estuvo ligado para la presidencia de RTVE, tanto en tiempos de Zapatero como de Rajoy. Todos los altos cargos se los puso el partido, de tal forma que uno de los primeros percances surgió sin su intervención. Un director general, Xavier Gisbert, provocó un atisbo de insumisión de Esperanza Aguirre a consecuencia de la contratación de profesores nativos de inglés. El conflicto se solventó de un plumazo con la marcha del alto cargo “por motivos personales” y su exilio a la embajada de Washington.

Se ganó prestigio como profesional y por comunicador
A su llegada al ministerio se condujo con un lenguaje coloquial y campechano, con un talante muy abierto en las formas como para romper con la rigidez del ministerio, muy diferente a su comportamiento en las empresas privadas, donde se le recuerdan sus gritos a las secretarias y su exceso de mordacidad. Demasiado suelto en el lenguaje, comenzó a lanzar frases con el ánimo de provocar titulares y algunos se le vinieron en contra. Así fue cuando afirmó que los problemas educativos en Ceuta y Melilla se debían a “la avalancha de población, básicamente marroquí, que acude a beneficiarse de esa educación obligatoria y gratuita que se les facilita”, cuando los usuarios musulmanes de la educación no son marroquíes sino españoles. Afirmó también, para estupor del sector, que la educación infantil en España es “más asistencial que educativa”. “No puede ser que al empollón se le considere un friqui”, dijo en una entrevista. Esa tendencia a la frase ingeniosa no ha caído bien y le ha ocasionado algunos percances, en algunos casos porque su equipo no le proporcionó los datos correctos o porque le falló la memoria. Así fue cuando dijo que “en España hay 79 universidades mientras en California, con la misma población, solo hay 10”, cuando en California hay 146. También confundió un libro de texto con un ensayo para criticar la asignatura de Educación para la Ciudadanía.
Su forma de ser le ha jugado una mala pasada, sostienen sus conocidos. Un ministro no puede ser irónico o brillante en cada declaración. “No quiso ser respetuoso con los rectores en el orden del día de la reunión y eso provocó el conflicto”, dijo una fuente del ministerio. “Para ser un profesional de las audiencias, lo sucedido es un golpe a su orgullo: es el ministro menos valorado del Gobierno y él solo provocó un conflicto que tuvo más repercusión mediática que toda una jornada de huelga. Fue un error garrafal que tiene al partido muy preocupado”.
Sus interlocutores en las últimas fechas no se han formado todavía una opinión muy sólida del ministro, pero concuerdan en apuntar su poca sensibilidad hacia el sector y su desconocimiento de los problemas de la Educación. Así lo manifiesta gente como José Campos, de CC OO, y Carlos López, de UGT. “No hemos podido reunirnos con él salvo en una ocasión y fue para exponernos los recortes sin dejarnos hablar. Lo primero que pienso es que no parece un hombre capaz de generar consenso”, dice López, que añade: “Tiene demasiados frentes abiertos”. Campos, por su parte, ha tenido varias reuniones con él. Reconoce un trato afable pero “poca cintura” en el ministro: “No podría acusarle de prepotente, pero sí de poco flexible. No es dialogante”.

Su conflicto con los rectores tuvo más repercusión que la huelga general
Son mayoría las fuentes que apuntan a que su política la está marcando Génova, razón por la cual sorprende “un comportamiento tan derechizado” en un hombre liberal como Wert. A su pesar, en el sector se le tiene por un ministro débil: “Mientras otros ministerios han sufrido recortes del 16%, Educación se ha situado en el 21%. Conseguirá que Educación baje un punto en el PIB. Es una barbaridad”.
En unas fechas volverán los rectores. Sus conocidos le recomiendan que deje el ingenio y el genio fuera del ministerio si quiere seguir siendo ministro.

Wert posa junto a sus predecesores de Educación y Cultura, Ángel Gabilondo y Ángeles Gonzalez Sinde   

No hay comentarios:

Publicar un comentario