Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

14 mayo, 2012

Tres Importantes Modelos de Enseñanza - Aprendizaje


    
    Hoy quiero incidir en tres modelos pedagógicos, tres entre los innumerables bloques metodológicos de enseñanza - aprendizaje que han tenido peso durante el siglo XX. Al mismo tiempo, abro la puerta a la multitud de estrategias y métodos que derivan de ellos, y también a otros muchos modelos que serán tratados en futuros artículos. 

Introducción.

    Como todas las facetas de la historia, la educativa no ha transcurrido siempre por la misma senda. Los enfoques han variado tanto como sociedades han existido. Por ejemplo, no era igual la educación griega que la romana, ya que cada pueblo confería una misión diferente a la educación; a grandes rasgos unos educaban para pensar y otros para desempeñar labores mucho más prácticas. Ni que decir hay de los radicales cambios sociales que se han sucedido hasta nuestros días. Esta evolución histórica es la que ha creado diferentes, a veces contradictorios, métodos de enseñanza - aprendizaje. 
El modo de enfocar la estructura y la finalidad escolar determinan diferentes métodos. Así, una escuela ideada para “fabricar” piezas del mercado laboral no usará las mismas estrategias didácticas que una dedicada a la formación personal y las virtudes. La escuela puede integrar varios objetivos pero habrá diferencias significativas entre uno y otro enfoque. Así, haremos un recorrido por los modelos educativos de la época contemporánea, hasta nuestros días.
“Los modelos de enseñanza son tan variados como las escuelas”.




Clasificación de los Modelos de Enseñanza - Aprendizaje
  A lo largo de la historia se ha enfocado la educación de muy diversas maneras. Educación es un término que parece universal: se trata de transmitir conocimientos a otros seres humanos que no los tienen, resultando así la enseñanza del educador y el aprendizaje del educando. Todas las sociedades la tienen en cuenta y le confieren infinita importancia, pero detrás de ese aparente consenso se esconden multitud de concepciones diferentes del proceso educativo. El debate lleva siglos abierto: el qué y el cómo enseñar y evaluar, a qué edad es más conveniente, diferencias entre instruir y formar, la finalidad que tiene en cada caso... incluso dónde está la clave, si en la enseñanza o en el aprendizaje, continúa sin estar del todo claro. 
Desde mediados del siglo XIX la pedagogía ha adquirido una marcada dimensión científica, debido a la gran influencia de las corrientes de corte psicológico. A partir de entonces los enfoques de la escuela y sus metodologías de enseñanza han ido evolucionando a un ritmo vertiginoso. La escuela a pasado de ser un servicio reservado a las clases altas para convertirse en una red de centros accesibles a todas las personas, y cuentan con programas educativos centralizados y avalados por expertos. No obstante, el de la metodología en educación es un capítulo sin perspectivas de cerrarse; aún queda mucho por descubrir e innovar, y muchos defectos que pulir. Para llegar hasta la escuela de nuestros días se han sucedido varios enfoques a lo largo de los siglos XIX y XX. 
Según el estudioso Jean Pierre Astolfi (1943) existen principalmente tres modelos de enseñanza-aprendizaje generales: la transmisión, el condicionamiento y el constructivismo. Son tres contenedores pedagógicos donde se instalan la mayoría de estrategias y técnicas educativas que se utilizan en las escuelas. Antes de detallar estos tres modelos que distingue Astolfi creemos conveniente establecer un marco de referencia para comprender las diferencias entre modelos, estrategias o métodos de enseñanza. Utilizaremos la jerarquización del exministro de educación chileno Ernesto Schiefelbein (1934). Él clasifica cuatro aspectos educativos de lo general a lo particular: modelosestrategiasmétodos y competencias respectivamente. Estas últimas, las competencias, se refieren a aquellas destrezas que un profesor debe trabajar a la hora de llevar adelante un proceso de enseñanza - aprendizaje.

Clasificación jerárquica de los elementos metodológicos educativos según Ernesto Schiefelbein
   
   Atendiendo al diagrama de Schiefelbein describiremos los principales modelos de enseñanza, la categoría metodológica más general; los tres modelos que destacaba Astolfi. 

Modelo de Transmisión.

    El modelo de transmisión es el más clásico de los tres, responde a la idea más tradicional de la escuela. Esta concibe al alumno como un vaso vacío, un papel sobre el que escribir. Desde esta perspectiva la educación se convierte en el traslado de información desde el educador al educando. El reto consiste en que se pierda el mínimo de información en el trasvase. 
   La dinámica de emisor / receptor que el modelo de transmisión implica da como resultado un alumno pasivo, que se limita a recoger información. Se hace hincapié en la atención, la memorización, la fuerza de voluntad o la comprensión. Es la imagen que todos tenemos de la escuela: una clase magistral en la que el profesor expone los contenidos, los explica, y deja que los alumnos los anoten. Los contenidos se ofrecen de manera progresiva, ejemplificando claramente y pautando toda la secuencia didáctica. 

    El modelo de transmisión también es asociado comúnmente a las medidas disciplinarias, que buscan la normalización del clima del aula. Modelos pedagógicos más modernos han dado otras lecturas sobre las medidas disciplinarias, aunque tampoco recomiendan su abolición. Prueba de ello es que en la escuela de hoy en día, donde se sigue en parte el modelo de transmisión, no ha desaparecido la fijación por la disciplina y el orden.




    Puede parecer que somos demasiado críticos con este modelo, pero no consideramos que esté caduco. El modelo de transmisión ha demostrado fiabilidad a lo largo de los años y tiene muchas ventajas en cuanto a organización y optimización de la enseñanza. Sin embargo, también tiene defectos muy destacables, que otros modelos más modernos han tratado de suplir. 
Límites dentro de los cuales puede ser eficaz:
  • El modelo de transmisión es más eficaz frente a un alumnado motivado, informado y con interés por la materia.
  • Alumnado que tenga optimismo y ganas al asistir a clase.
  • Personas que tengan estructuras intelectuales parecidas a las del profesor, para que la transmisión de conocimiento pueda darse satisfactoriamente.
  • Los alumnos disponen de capacidad para interpretar, comprender, organizar y jerarquizar la información que se les brinda.
Principales desventajas del modelo de Transmisión:
  • Los alumnos pueden desmotivarse fácilmente y perder atención.
  • El trato del profesor con los alumnos suele ser algo impersonal y poco individualizado.
  • La capacidad creativa y de abstracción de los alumnos puede verse adormecida por una planificación didáctica excesivamente pautada.
  • El alumno puede no desarrollar nunca competencias investigadoras.
     Estas críticas frecuentes al modelo de enseñanza tradicional ha hecho que a lo largo del siglo XX emergieran otros modelos alternativos. Nosotros incidiremos en el modelo de condicionamiento y en constructivismo

Modelo de Condicionamiento.

      Este modelo nace del auge cientificista de principios del siglo XX. Tanto el conductismo de Paulov como los posteriores trabajos de Skinner en 1948 derivaron en una visión muy específica del aprendizaje, basada en el estudio del comportamiento. Así nace la corriente behaviorista que concibe al alumno como una caja opaca, cuya actividad mental no podemos observar directamente. Por lo tanto, el educador debe basarse en los comportamientos del alumno para establecer lo qué ha de ser aprendido y qué efectos está teniendo. De esta manera habrá un comportamiento observable determinado según el modo en que el alumno responda al input de enseñanza. Se denomina comportamiento observable al comportamiento “en bruto” de una persona, del que se pueden extraer conclusiones significativas, según la corriente conductista.
    El conductismo es definido por sus partidarios como la ciencia del comportamiento, y trata de buscar similitudes con otras ciencias. Por ejemplo, se compara con la física que “estudia el comportamiento de la materia y sus propiedades”. En su aplicación pedagógica ha sido el impulsor de toda una escuela, que se enorgullece de poder medir los comportamientos humanos (actos, respuestas y manifestaciones) y reducirlos a sus elementos básicos. El conductismo tiene un enfoque del proceso de enseñanza-aprendizaje muy técnico, con mucha influencia del método científico. Su concepción de la enseñanza es como en el modelo de transmisión, es decir, depositar materia académica en la cabeza del alumno. Sin embargo, la enseñanza se ve reducida a comportamientos resultantes, por lo tanto a conductas que se han logrado modificar establemente. El profesor se ve en este modelo como un científico, un ingeniero que debe observar, diagnosticar y modificar las conductas de sus pupilos lo más profundamente posible. 
      El carácter cientificista del conductismo, y su fijación solo en el comportamiento, le han ocasionado sendas críticas a lo largo de los años. Concebir un aula como un centro de reeducación de cerebros es un planteamiento muy tajante, como también lo es de alguna manera reducir lo que el alumno es a lo que hace. En la escuela conductista se minimiza el componente personal; el alumno es un individuo pasivo que es influido por el ambiente. Es un modelo limitado en su entendimiento del ser humano, ya que lo aborda mediante una metodología positivista. Deja a un lado pensamientos, emociones y sentimientos, los cuales son factores que condicionan enormemente la conducta humana. Además, el reducir la conducta a relaciones más o menos complejas de estimulo - respuesta es una concepción reduccionista.
       No obstante, pese a sus criticadas limitaciones, el conductismo ha hecho aportaciones interesantes a la enseñanza. Entre ellos están la enseñanza programada, la pedagogía por objetivos (PPO) y la educación asistida por ordenador (EAO). La influencia conductista se percibe en la mayoría de programas educativos por ordenador, en la parte de evaluación. El programa busca que el alumno indique la respuesta correcta, y solo la correcta. En este caso los estímulos los configura la secuencia didáctica del programa. El programa informático no puede evaluar los procesos internos de las personas lo utilizan, se limita a evaluar las respuestas dadas. Es lógico que el rastro del conductismo se encuentre a menudo en la evaluación, ya que la parte evaluativa es la que contempla el comportamiento del sujeto, sus respuestas, los output

Niños aprendiendo mediante programas de ordenador.
      La pedagogía por objetivos es una metodología centrada en la producción y en el logro de metas concretas, definidas con antelación. El desarrollo de una secuenciación didáctica por objetivos tiene cuatro etapas. Se debe de hacer un diagnóstico previo del aula, los objetivos y los materiales a utilizar. Después se elabora un plan que gira en torno al logro de los objetivos. Se ejecuta el plan y se evalúa finalmente el comportamiento. La enseñanza habrá tenido el efecto deseado si la conducta al final contiene rastro de las metas que se habían establecido. Un objetivo es una descripción de los logros que se espera que los alumnos adquieran al final de la programación.  
Evolución Hacia el Cognitivismo
      En la educación no existen metodologías puras, y el conductismo se ha moderado considerablemente a lo largo de los años debido a sus importantes limitaciones. Hoy en día se combina con el cognitivismo, y constituye la teoría cognitivo - conductual. El cognitivismo va más allá del conductismo, y tiene en cuenta los procesos internos de las personas. Su unión ha permitido el desarrollo de las terapias de modificación de conducta. Si bien parece que nos alejamos del aula para adentrarnos en la psicología, esto no es así. La modificación de conducta es una herramienta muy utilizada en la escuela para reeducar la conducta. Así, se recompensan los buenos comportamientos de los alumnos con refuerzos positivos. Un claro ejemplo es el hecho de dividir una clase por grupos y asignar puntos a los logros que vayan alcanzando sus integrantes. También se establecen castigos para no fomentar los malos actos. Las medidas disciplinarias están muy ligadas al modelo conductista.
      El cognitivismo, es una evolución del conductismo y vuelve a considerar los procesos mentales. Se acentúan procesos cognitivos más complejos como el pensamiento, la solución de problemas, el lenguaje, la formación de conceptos y el procesamiento de la información. En el conductismo los objetivos se definen por medio de la sintaxis: “el alumno tendrá que ser capaz de....”; y se añade un verbo activo como: distinguir, nombrar, reconocer, clasificar... En el cognitivismo añade a los objetivos un verbo cognitivo como: comprender, saber o reflexionar. En este sentido tenemos la taxonomía de objetivos y habilidades del pensamiento de Bloom. En 1956 el Dr. Benjamín Bloom estableció una pirámide jerárquica, que ha sido revisada en el año 2000 por uno de sus discípulos. En ella Bloom enumera las habilidades de pensamiento cognitivas desde un orden inferior a uno superior.

Taxonomía original y revisada de Benjamín Bloom

El Constructivismo

      Finalmente, el último gran modelo que describe Astolfi es el constructivismo. Este no proviene de una evolución del conductismo, tiene una raíz diferente, aunque relacionada con el cognitivismo. El modelo constructivista regresa al “mentalismo”, vuelve a hacer hincapié en los procesos mentales, se interesa por las actitudes y motivaciones internas del alumno. En ese sentido desplaza al behaviorismo conductista. 
      El constructivismo nace a partir de un conglomerado de los estudios de Piaget, Vigotsky, Watzlawick, Krieg o Bruner entre muchos otros. En definitiva participa de una concepción diferente del aprendizaje. Rompe con el modelo de transmisión, de traslado de informaciones. La interpretación de la realidad ha ido cambiando y actualmente consideramos que el conocimiento no está en alguna parte esperando ser recogido, sino que lo tenemos que edificar nosotros. “El aprendizaje lo construye cada cual”. Esta es la idea base del modelo constructivista. Todo el aprendizaje del conocimiento se va construyendo sobre y en relacionándose con el anterior. Así, el alumno relaciona los nuevos inputs educativos con sus conocimientos ya adquiridos, los mezcla e inicia un proceso de selección de información relevante. Integra la información relevante en su memoria y va perfeccionando su saber, aún a costa de modificar relativamente la información anterior. De esta manera el aprendizaje será diferente en todos los individuos, aunque los contenidos y los objetivos pedagógicos sean idénticos en todos los casos. 

Piaget y Vigotsky, principales constructivistas.

      El constructivismo no se queda solo en constatar una respuesta determinada para concluir si se ha aprendido o no, trata de comprender los procesos mentales e intervenir en ellos. Este modelo considera que actitudes, motivación, afectos y pensamientos tienen mucho que ver con la consistencia y facilidad del aprendizaje. Dice la teoría de la Gestalt , de corte constructivista, en uno de sus principios que “el todo es mayor que la suma de sus partes”, ya que un todo da para interpretar, permite abstraer significados, según el observador.
“El aprendizaje lo construye cada cual”.
       Según el pensamiento constructivista toda materia educativa tiene un carácter subjetivo, porque ha sido propuesta por alguien y es fruto de su construcción mental. Esto se corresponde también con los últimos avances en neurología. La memoria esta compuesta por redes interrelacionadas. Así asociamos la nueva información con otra similar o que significa algo concreto. Estas redes son profundamente íntimas y tan diversas como lo es la misma diversidad humana. De esta manera un alumno puede aprender historia más fácilmente y comprenderla mejor si la relaciona con los documentales históricos que ha visto a lo largo de su vida. Otro alumno que no está habituado a ver documentales de historia deberá aprender de otra manera y buscar otros recursos de memorización, procesamiento y comprensión de los conocimientos.

Red neuronal
        Los principios fundamentales del constructivismo se resumen de la siguiente manera, según Hein (1991):
  • La adquisición de conocimientos destrezas y valores es un proceso activo en el que el educando utiliza sus sentidos e información previa para construir significados. 
  • Los educandos aprenden a prender en la medida en que aprenden. El desarrollo de conocimientos consiste en construir significados y construir sistemas para generar significados. Cada significado que se construye mejora la habilidad para dar significados a otras experiencias que pueden adaptarse en un patrón similar. 
  • La acción mental es esencial en la construcción de significados; sin embargo, la acción física podría ser necesaria para la adquisición de conocimientos, especialmente en niños. En el proceso educativo hay que proveer actividades que involucren tanto la mente como el cuerpo. El desarrollo de conocimientos involucra el lenguaje. La investigación evidencia que el uso del lenguaje hablado aumenta las ganancias en el proceso educativo. Lenguaje y desarrollo cognoscitivo están entrelazados.

  • El desarrollo cognoscitivo es una actividad social. Se aprende a través de la interacción con otras personas.
  • La adquisición de conocimientos es contextual. No se aprenden teorías y datos aislados de lo que es pertinente a las vidas de los seres humanos. Las experiencias previas sirven de referencia para la construcción de conocimientos.
  • Se necesita conocimiento para aprender. No es posible asimilar conocimientos nuevos sin tener una estructura previa que permita construir nuevos conocimientos. Entre mas conocemos mas capacidad de aprendizaje se tiene. 
  • Aprender toma tiempo. No se construyen conocimientos de forma instantánea. Se necesita repetir, reflexionar y practicar lo aprendido. De esta manera los conocimientos se harán más permanentes. 
  • La motivación es un elemento esencial en el proceso educativo. Los componentes cognoscitivo y afectivo se complementan en el proceso educativo.
   Las teorías constructivistas han influido enormemente en la educación y hoy en día son la referencia en las planificaciones didácticas de muchas editoriales de libros de texto. El tratamiento de los errores que hace el constructivismo es una de sus señas de identidad. El error en este modelo no es sinónimo de castigo, ni una desgracia que se debe impedir, culpa del alumno o de la metodología del aula. El error es la señal para saber donde se sitúan los puntos de mejora del alumno. Los errores son muy importantes para el constructivismo porque permiten maximizar la eficacia y el progreso de la educación incidiendo en ellos. 
      Las tendencias de educación modernas nos permiten diferenciar varios tipos de aprendizaje constructivistas. Tenemos el “aprendizaje por descubrimiento”. Esta es una tendencia que intenta minimizar la introspección del profesor en el aprendizaje, y un eventual forzamiento en el proceso; siempre según la corriente. Esta tendencia educativa otorga total libertad al alumno para elegir lo qué debe aprender y cuál debe ser la secuencia y temporalización. El profesor, dentro de la corriente de aprendizaje por descubrimiento, es un observador que se limita a facilitar y a ayudar al alumno. No interviene demasiado en el proceso de enseñanza - aprendizaje, pero intenta garantizar la calidad del mismo. Decía un colaborador de Piaget, Seymour Papet que “cada vez que explicamos algo a un niño estamos limitando su capacidad para que lo invente”. Esta tendencia ha dado mucha importancia a la inventiva, y acostumbra a decir que “la escuela mata la creatividad”.

Origami japonés, requiere creatividad.


      El “aprendizaje por descubrimiento” introduce la idea de “aprender a aprender”, que posteriormente ha sido incluida dentro del listado de competencias básicas del marco legislativo de educación primaria. La idea de “aprender a aprender” busca que el alumno mediante ensayo - error vaya aprendiendo. Este proceso se ve muy claro en la realización de tareas físicas pero en el aula cuesta más. Sin embargo, es cierto que, a modo de ejemplo, haciendo esquemas uno aprende a construir esquemas más eficaces, con información mejor seleccionada. 
     Los partidarios del homescholing han insistido mucho en el aprendizaje libre, por descubrimiento. La justificación va desde el respeto al desarrollo madurativo individual de cada niño hasta la libertad de elegir la materia que aprenderá. Como todos, este método de enseñanza ha sido criticado. Si bien parece que ciertos contenidos y saberes se aprenden muy bien mediante este modelo, llevarlo al extremo podría ser infructuoso o hasta contraproducente. Hay disciplinas excesivamente complejas que no permiten un descubrimiento propio del alumno y deben ser inculcadas según los criterios de un docente. Por otro lado que la elección de la materia caiga totalmente en el interesado es inquietante. El alumno podría dejar de aprender cosas muy útiles y enriquecedoras porque no le gustaran. Pero también tiene aspectos muy positivos ser uno mismo el protagonista y principal causante del proceso educativo. Esto brinda responsabilidad y estrategias de planificación; capacidades que no son trabajadas tan intensamente en modelos tradicionales de enseñanza.
Otros Modelos de Aprendizaje
      Lo que podemos extraer de estos tres enfoques es que ningún modelo es perfecto ni eterno. En las escuelas no se aplican de forma pura los modelos anteriores, los libros de texto y la técnica del profesor combina diferentes enfoques, aunque haya influencias predominantes de modelos específicos. Hay profesionales de la educación que dedican parte de su tiempo a la investigación en el aula y sobre nuevas metodologías, estrategias y recursos de enseñanza. Esta labor, muy recomendable para cualquier profesor, permite dar una clase sabiendo como utilizar cada enfoque en cada caso. Hay profesores que pueden centrar el aprendizaje de la clase de las matemáticas en un enfoque constructivista y la evaluación en uno de influencia conductista. 
   Hay diferentes submodelos relacionados con los tres contenedores metodológicos de Astolfi. A continuación enumeramos algunos:
Conductuales:
- Control del refuerzo - B. F. Skinner
- Autocontrol – B. F. Skinner
- Entrenamiento – Robert Gagné
- Reducción de estrés – Rimm
- Descensibilización - Rimm y Master
- Entrenamiento afirmativo - Jozeph Wolpe y Arnold Lazarus
Sociales:
- Trabajo de grupo - H. Thelen y John Dewey
- Juego de Roles – Shaftel y Shaftel
- Investigación Jurídica – Oliver y Shaver – presentación.
- Aprendizaje de laboratorio – Kurt Lewin
- Simulación social – Psicología Cibernética
- Investigación social – B. Massialas & B. Cox
- Pedagogía del Oprimido - Pablo Freire.
Cognitivos:
- Formación de conceptos – Jerome Brunner
- Pensamiento inductivo – Hilda Taba
- Descubrimiento - Richard Suchman – presentación.
- Organizadores previos – David Ausubel
- Memorización - Harry Lorayne y Jerry Lucas
- Desarrollo intelectual – Jean Piaget
       Hay modelos que se ponen de moda en un momento dado y son ejemplo para los colegios. Actualmente el modelo de enseñanza mediante la ejercitación de las inteligencias múltiples a crecido en popularidad. Las inteligencias múltiples fueron propuestas por Howard Gardner en los años 80. Si bien pasaron desapercibidas en un momento dado, han ido adquiriendo importancia. Gardner no proponía nada nuevo, pero supo postular formalmente una idea que ya se suponía desde antaño: todos tenemos diferente capacidad al hacer las mismas cosas, o lo que es igual, hay cosas que se nos dan mejor y otras peor. La inteligencia entonces se diversificaría para diferentes ámbitos de acción, y tendría valor distinto. Y también que se puede mejorar y no es estática en su valor. Este hecho aplicado a la escuela significa que hay que estimular las diferentes inteligencias de los alumnos y centrarse en todas ellas, no solo en lengua y matemáticas. Las demás inteligencias serían referentes a los movimientos corporales, competencia musical... 
     La escuela que trabaja con inteligencias múltiples se ha puesto de moda y se ha convertido en referencia. Ahora los colegios han tomado el modelo como un recurso de prestigio y de innovación. Tenemos ejemplos en España como el Colegio Montserrat de Cataluña. No obstante, adaptar un colegio a este modelo es un proceso que ocupa recursos económicos, implica trabajo en cambiar el currículo y la dinámica de las clases y supone para el centro un salto al vacío. 

2 comentarios:

  1. Fantástico, me ha sido de gran ayuda para un artículo que tengo que trabajar. Enhorabuena !!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buen material, lo estaré refiriendo en trabajo de investigación que estoy realizando.

    ResponderEliminar