Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

22 junio, 2012

Dichosos Exámenes, Tan Molestos Como, A Veces, Inútiles

Selectividad, examenes globales, exámenes finales.... 
exámenes….. exámenes……
exámenes.......

  Si he estado ocupadísimo esta semana ha sido por la preparación de los últimos exámenes. Superar los exámenes es el mayor quebradero de cabeza de los alumnos, en todos los niveles. Y es que estar en continua evaluación, en continua duda, es muy estresante y fatigoso. Mucho se ha escrito sobre la fiabilidad de los exámenes para medir la competencia de los alumnos. En realidad, hay consenso entre los expertos de que los exámenes tienen una fiabilidad relativa. Un examen, ya sea oral, de preguntas cortas o tipo test, es un instrumento de medida, y toda medida tiene un margen de error. Para garantizar una precisión razonable, las pruebas y los tests se elaboran después de hacer estudios estadísticos con muestras del colectivo que se quiere estudiar, y además, se delimitan muy bien aquellos aspectos a evaluar. Ya les gustaría a los exámenes... 





  Con los exámenes ocurre poco de lo anterior. Las pruebas son construidas sobre la marcha por los profesores, a bote pronto y sin más planificación que la experiencia de años anteriores. Las preguntas a menudo son las mismas que el año pasado, por lo que ha habido infinidad de tiempo para que alumnos de cursos superiores ya las hayan chivado. Además, no hay consenso sobre el enfoque que hay que dar a un examen. Las maravillas del aprendizaje significativo son de sobra conocidas, el entendimiento y la reflexión de la materia es vital para un aprendizaje duradero y útil, pero en la práctica se sigue confiando en las respuestas memorizadas. Los alumnos que estudian todo el contenido de memoria, estratégicamente, para aprobar, son muchos, y sus calificaciones no suelen distar mucho de los que estudian entendiendo todo y relacionándolo con otras materias. Tras el examen solo queda agitar la cabeza de arriba abajo un par de minutos para olvidar todo lo memorizado.

   Yo he procurado realizar aprendizaje significativo desde que adquirí la conciencia de que el verdadero aprendizaje es interés, comprensión, reflexión e interconexión de disciplinas. El sistema educativo está haciendo un flaco favor a sus alumnos si permite que los estudiantes pasen de curso sin haber aprendido gran cosa del anterior. Hay caminos para mejorar este fallo generalizado en nuestro sistema educativo, y no pasan por eliminar los exámenes ni mucho menos. Las pruebas deben buscar que el alumno relacione ideas y conceptos, que reflexione sobre la importancia de la materia en el mundo y sus implicaciones. Hay que fomentar las definiciones genuinas de conceptos y dejar claro que las definiciones de manual no sirven, que ya no vale recitar una página entera de un libro. 

   Muchos estudiantes dedican horas y horas al estudio delante de un libro, memorizándolo en bruto, sin estudiar realmente. Según mi propia experiencia la memorización es imprescindible, pero se ha de memorizar la materia trabajada y no materia en bruto (frases, definiciones, esquemas del libro). El estudio empieza en el aula. Hay infinidad de alumnos que dedican las clases a bostezar, copiar, mirar por la ventana y lanzar aviones de papel. Sin embargo, si atendieran al profesor e hicieran un esfuerzo por entender y relacionar lo escuchado con sus conocimientos previos estarían quitándose la mitad de horas de estudio. Soy radical en este sentido, atender en clase supone el 50% de la asignatura.


Claro que hay formas alternativas de aprobar un examen........


    Lo que he dicho el los párrafos anteriores ocurre en todos los períodos escolares, y se mantienen en los estudios universitarios. Es en este estadio del aprendizaje donde los alumnos deberían centrarse en la comprensión, dado el supuesto interés propio que los universitarios tienen al elegir su itinerario formativo. La experiencia también me dice que hay infinidad de universitarios que se tomas los años de carrera como "puro trámite". 


    Sin embargo, tras el "Proceso de Bolonia" considero que los alumnos hemos conseguido algo positivo a pesar de tener un año más de carrera. Ahora los exámenes han perdido bastante peso en la nota final de las asignaturas en beneficio de los trabajos y prácticas. Estos últimos permiten demostrar mucho mejor los conocimientos y habilidades que hemos adquirido y su aplicación es más realista que los exámenes (a menudo de tipo test). De esta manera podemos demostrar de una manera más creativa lo estudiado e incluso sacar mejor nota en las asignaturas. Al menos en mi caso la nota total de mis asignaturas se compone de 60% examen y 40% trabajos y prácticas. Antes los exámenes equivalían muchísimo más, y había que "darlo todo" de una sola vez...

1 comentario:

  1. aun falta muchisimo por mejorar entonces ... ni siquiera mis bisnietos alcanzarían a prescindir de examenes, asi que Bolonia puede meterse su ego por donde le quepa ...

    ResponderEliminar