Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

09 agosto, 2012

El Aprendizaje Más Sólido Es Significativo Y Selectivo

   En educación siempre nos estamos refiriendo al aprendizaje como un proceso de adquisición de habilidades, destrezas y conocimientos; el vaso vacío que hay que llenar de cuántas más cosas mejor. Educación en positivo y no en negativo (omitir cosas). Sin embargo, el buen aprendizaje debe ser selectivo. No podemos desperdiciar nuestras valiosas redes neuronales dedicándolas a tonterías. 




    Buena parte del equilibrio mental depende de no estar continuamente saturado de información, simplemente para que nuestro cerebro funcione tranquilo. Esto pasa, por ejemplo, con la información que constantemente envía el sistema nervioso al cerebro. El tacto de la ropa, el ruido ambiental y demás estímulos lo bombardean al unísono. Pero el cerebro tiene varios millones de años de sabiduría y encuentra la manera de neutralizar gran parte de estos estímulos que no son necesarios. De esta manera, no me doy cuenta del ronroneo del tráfico mientras escribo este post, ni soy consciente del contacto que mi camiseta ejerce sobre mi piel.

     Al traspolar la idea anterior al aprendizaje consciente nos damos cuenta de algo muy interesante. Durante el estudio debemos imitar conscientemente al cerebro; nos conviene ser selectivos con la información que recibimos. Aunque parezca una obviedad mi experiencia personal en el colegio e instituto apunta a que muchos alumnos no saben seleccionar la información que necesitan. Memorizan todos los datos, incluso frases enteras con sus verbos y conectores, subrayan párrafos enteros, etc. En definitiva: no procesan apenas lo que reciben y no alcanzan un aprendizaje significativo. El aprendizaje será muy inestable, y no durará más allá del examen. Puede que a medio plazo les resulte rentable este pseudo-aprendizaje, pero a la larga les pasará factura. Adquirir hábitos de estudio significativo y selectivo es necesario hasta para el propio razonamiento, y su clave es la comprensión. Cuanto mejor sepamos ordenar y relacionar ideas y conceptos mejor pensaremos.




      Aprender significativamente nos facilita el "pensar bien". "Pensar bien" significa tener un razonamiento eficiente y creativo, que ayuda a resolver todo tipo de situaciones en la vida; pero también, significa ser conscientes del objetivo de nuestro aprendizaje, seleccionar convenientemente el punto en el que tenemos que enfocar los esfuerzos y autoevaluarnos continuamente. Esto último resume el nivel más profundo del aprendizaje, el que solo uno mismo es capaz de realizar. 

    Es vital que el estudiante sepa seleccionar aquellos conocimientos que le conviene comprender. Una cosa es lo que el profesor pida, pero esto es en realidad relativo, ya que  cada alumno es diferente y debe encontrar el camino que le permita comprender lo que el profesor pide. Cada ser humano tiene una percepción única de la realidad, y se aproxima de forma ligeramente diferente a los conceptos e ideas que toda la sociedad comparte. Por ejemplo, la forma de comprender la justicia no es la misma en todo el mundo porque cada uno tenemos una concepción personal de este concepto, pese a que todas las concepciones (o la mayoría) conduzcan a las mismas conclusiones. Con la ayuda del profesor, cada alumno construye su aprendizaje, que forma una red única de ideas que solo él puede descifrar.


      El profesor no es más que una guía en el proceso educativo y no puede aprender por el alumno.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario