Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

03 noviembre, 2012

La Competencia Social y Ciudadana


A estas alturas cualquiera que esté iniciado en el mundillo educativo sabe que el currículo actual sigue un enfoque por competencias. Esto quiere decir que uno de los principales objetivos de la educación formal es la adquisición de destrezas y habilidades por parte del alumno, en diversos ámbitos. Se denominan competencias básicas, y son habilidades prácticas que desarrollan en los alumnos fruto del aprendizaje de contenidos académicos y actitudes. Por ejemplo, la competencia matemática es aquella referida al uso de las matemáticas y la lógica. El alumno competente en matemáticas será capaz de integrar los conocimientos matemáticos y lógicos para resolver satisfactoriamente problemas. 

    Las características claves del enfoque por competencias básicas son, al menos, dos. Primero se disminuye la atención de la enseñanza de contenidos, empujando la educación hacia un ámbito más práctico. Segundo, las competencias básicas no se adquieren mediante materias separadas, hace falta integrar varias asignaturas para lograr una. A modo de ejemplo, tanto en matemáticas como en educación física se puede trabajar en los niños la competencia social y ciudadana.

    Precisamente, hoy quiero desarrollar esta competencia, que ha suscitado mucho interés en los últimos tiempos. Poco a poco iré escribiendo sobre las restantes 7 competencias básicas.




Competencia Social y Ciudadana

La competencia social y ciudadana consiste en la adquisición de nociones que contribuyen a superar el individualismo, ya que ésta permite vivir en sociedad, comprender la realidad social del mundo en que se vive y ejercer la ciudadanía democrática.

Las personas viven en sociedad y deben convivir con otras. Esta interacción entre individuos crea un entramado cultural y social en el que hay que participar activamente. El alumno, consciente de vivir en una sociedad cada vez más plural, debe poder relacionarse con los demás, cooperar, comprometerse y afrontar los conflictos, ya que está inmerso en ella y tiene que saber cómo actuar. 

La competencia social y ciudadana se estructura en tres grandes dimensiones:

- Realidad social 
- Ciudadanía
- Convivencia

Esta competencia permite:

 - Comprender la realidad social. La competencia favorece la comprensión de la realidad histórica, cultural, económica y social actual, su evolución (su creciente pluralidad), sus retos, logros y dificultades, y disponer de un sentimiento común de pertenencia a la sociedad en que se vive, es decir, de ciudadanía global. En definitiva, comprender  esta realidad social es condición necesaria para comprometerse personal y colectivamente en su mejora. Las personas en sociedad funcionan como ladrillos en un muro, todas son necesarias para que la estructura social sea posible, y deben trabajar juntas.

- Ejercer activa y responsablemente los derechos y deberes de la ciudadanía participando plenamente en la vida cívica. Requiere asumir los fundamentos y modos de organización de la sociedad democrática, sus valores, normas sociales, mostrando un comportamiento coherente. A su vez, esta dimensión permite reflexionar críticamente sobre temas como: la igualdad, solidaridad, libertad, corresponsabilidad, participación.  

- Poder convivir. Para ello, se debe desarrollar distintas habilidades como: conocerse y valorarse, saber comunicarse en distintos contextos, expresar las propias ideas, ser capaz de ponerse en el lugar del otro, aceptar las diferencias, ser tolerante y respetar los valores, las creencias, las culturas y la historia personal y colectiva  de los otros  para afrontar coherentemente una decisión o un conflicto

Estas dimensiones están íntimamente relacionadas, ya que la dimensión de la realidad social junto con el sentimiento común de pertenencia a la sociedad en que se vive(ciudadanía global),  es imprescindible para disfrutar de la ventaja de la convivencia y para generar una actitud comprometida con su mejora. Es como si habláramos de las dos caras de una moneda, hay que convivir y coexistir; ser social y ser ciudadano.

Son ocho las competencias básicas: 

- Competencia en comunicación lingüística.
- Competencia matemática.
- Competencia social y ciudadana.
- Tratamiento de la información y la competencia digital.
- Competencia para aprender a aprender.
- Competencia cultural y artística.
- Desarrollo de autonomía e iniciativa personal.
- Competencia en el conocimiento y la interacción con el medio físico.
     En el currículo escolar, esta competencia es transversal para todas las materias de la educación obligatoria, en particular en Educación primaria. Como toda competencia básica, tiene por objetivo ayudar a los alumnos a alcanzar una vida plena. Se contempla y se describe en qué materias se trabaja. 

    Cabe destacar, que ha ido adquiriendo importancia y se ha ido trabajando en el aula desde una perspectiva activa y positiva, basándose en la convivencia, donde se incluyen planes de mejora; la resolución de conflictos y la ciudadanía democrática. 

      En conclusión, esta competencia supone comprender la realidad social en que se vive, afrontar la convivencia y los conflictos empleando el juicio ético basado en los valores y prácticas democráticas, y ejercer la ciudadanía, actuando con criterio propio, contribuyendo a la construcción de la paz y la democracia, y manteniendo una actitud constructiva, solidaria y responsable ante el cumplimiento de los derechos y obligaciones cívicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario