Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

02 diciembre, 2012

Enterrando Algunos Mitos Sobre: Inteligencia, Cociente Intelectual Y Alta Capacidad

   La inteligencia y los genios siempre han suscitado interés. Einstein, Gaudí, Mozart, Edison, etc, tenían un denominador común; sus altas capacidades, que les permitieron hacer cosas imposibles para el resto de los mortales. De ahí que los consideremos genios. En el fondo, decimos que tenían una inteligencia mayor de la normal. Para el ciudadano de a pié la inteligencia es una especie de atributo cuasidivino que o se tiene o, bueno, otra vez será... La culpa de esta confusión la tiene la concepción errónea del concepto de inteligencia y del célebre "coeficiente intelectual". Dicho sea de paso, coeficiente intelectual está mal empleado; en su forma correcta es cociente intelectual, ya que se obtiene de hacer una división.





    Como suele pasar, la ciencia trasciende a la sociedad y se desdibuja en películas y divulgadores de medio pelo, que nos hacen creer que la inteligencia se puede medir con un simple test y se puede resumir con una cifra (CI). Además, ese número es para toda la vida y separa a los listos de los tontos. Por supuesto, quien tenga un número alto de CI el solito va a ser capaz de sacarse las castañas del fuego. Pues bien, todo esto no son más que mitos y medias verdades. Trataré de aclarar algunas cosas.



   La medida de la inteligencia es un invento de la primera mitad del siglo XXque derivaría en numerosos tests y en la escala de CI. Entonces se sabía muy poco de la inteligencia, pero estaba claro que unas personas eran más capaces que otras en diversos ámbitos; tenían más lógica, más sensibilidad artística, escribían mejor. Por lo tanto, una corriente de psicólogos, Alfred Binet es uno de los más conocidos, intentaron medir esa diferencia de potencial que había entre unos y otros. Elaboraron unos tests que requerían actos inteligentes por parte de los sujetos sometidos. De ahí se extraía la edad mental, que al ser dividida entre la edad cronológica daba el cociente intelectual. Este dato, que se considera normal en torno a 100, es orientativo. Un simple número. No es tan determinante como se piensa ni representativo de toda la inteligencia

    Los test de inteligencia, aún hoy, se centran principalmente en los aspectos lógicos, matemáticos y lingüísticos. Así que un buen pintor no tiene por qué destacar en un test de inteligencia, tal y como está planteado. Sin embargo, un pintor brillante si que es inteligente. Hasta aquí, podemos sacar algunas conclusiones más. La principal es que los test de inteligencia son muy específicos, y me atrevería a decir que bastante limitados. Sacar una radiografía de la inteligencia general de una persona con un test actual es imposible porque solo miden partes específicas de la inteligencia. Llevamos 60 años midiendo las capacidades matemáticas y lingüísticas, por descontado que la escuela tan y como la conocemos hoy está centrada en estos dos aspectos: matemáticas y lengua. Además, un test mide la inteligencia tal y como está en el momento de realizarse. Y esto nos lleva a un ejercicio metafísico. La inteligencia que mide un test no es una capacidad, sino la proyección combinada de las diversas capacidades inteligentes. Recomiendo reflexionar un rato sobre la frase anterior.

    Vamos directos al abrazo con la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner. Pero antes de profundizar en ella hay que dejar claro que todos tenemos inteligencia, puesto que ésta es resultado de la potencialidad de nuestras capacidades, y todos las tenemos en mayor o menor grado. De ahí que muchos expertos en el campo de la inteligencia destierren el calificativo de "superdotado", ya que implica separación dicotómica. No se puede hacer una separación entre dotados y superdotados por una cifra arbitraria de CI. Lo razonable es considerar a todas las personas dotadas de inteligencia, solo que esa inteligencia difiere de unas personas a otras, en distintos ámbitos.

    Las capacidades inteligentes del ser humano son varias, y se manifiestan en cada persona en diferente grado, también entre ellas. De modo que una persona puede ser muy buen arquitecto y nefasto plasmando sus ideas en el papel. Ya he hablado en otras ocasiones de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Podéis mirar estos posts: Howard Gardner, Inteligencias Múltiples, O Cómo Ha Cambiado el Paradigma de la InteligenciaActividades de Estimulación de las inteligencias Múltiples. El psicólogo Gardner se molestó por postular formalmente aquello que ya se sabía desde siempre: todos somos buenos en algo y malos en otras muchas cosas. Así que dijo que la inteligencia no era una, sino muchas, que se resumen en ocho principales capacidades. Matemática, lingüística, interpersonal, intrapersonal, artística, naturalista... Todas estas inteligencias tienen un valor diferente en cada individuo, y también entre sí. De modo que la forma de medir la inteligencia debe cambiar. Se deben construir herramientas para medir la creatividad y la capacidad de relación de una persona. Cuando nos referimos al CI no se ha tenido en cuenta nada de esto.

     Es una visión bastante novedosa y esperanzadora de enfocar la inteligencia, ya que es más acorde a la realidad y rompe el último bulo que quedaba en pié: que la inteligencia es estática. Los estudios revelan que cuando se miden las capacidades de los niños pequeños, los resultados son muy positivos. Sin embargo, al acabar la enseñanza obligatoria este talento general desaparece. Tal vez sea que la escuela está anticuada y corta las alas a los alumnos. En cualquier caso demuestra que la inteligencia es plástica y que se puede mejorar. La estimulación de las capacidades, el trabajo, es requisito para la inteligencia. La inteligencia se mejora mediante el esfuerzo. La genética se queda en nada sin el apoyo ambiental. Así que el que sea muy competente con las letras que escriba mucho y el artista potencial debería estar ya manchando las paredes de su casa.

     Dice el experto en altas capacidades Javier Tourón que "el talento que no se cultiva se pierde". Tiene un blog muy interesante sobre estos temas: www.javiertouron.es Es obligado echarle un vistazo aunque sea. En la próxima entrada os hablaré de algunas ideas interesantes que defiende este catedrático en métodos de investigación y diagnóstico, de la Universidad de Navarra. Que dicho sea de paso ha sido profesor mío además de expresidente del Consejo Europeo Para las Altas Capacidades.


Cabecera del blog de Javier Tourón

Javier Tourón, Universidad de Navarra

2 comentarios:

  1. "Dicho sea de paso, cociente intelectual está mal empleado; en su forma correcta es cociente intelectual, ya que se obtiene de hacer una división." I'm confused Iñaki, I'm confused XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Errata al canto!, Marina siempre tan perspicaz XD

      Eliminar